La Policía de Santa Fe detuvo este domingo a más de diez jóvenes acusados de participar en una fiesta clandestina en Carreras. El encuentro fue desbaratado por la madrugada a unos 110 kilómetros al sudoeste de Rosario luego de un allanamiento por parte de las fuerzas de seguridad locales.

Los sospechosos fueron demorados durante un allanamiento a cargo de la Subcomisaría 1° del departamento General López. El domicilio apuntado se encuentra en la zona suburbana del pueblo y fue identificado a raíz de una denuncia anónima por violación de las medidas de distanciamiento social, preventivo y obligatorio.

El fiscal Matías Merlo se hizo cargo de iniciar la causa penal correspondiente a partir de las actuaciones policiales. Al respecto notificó a todos los involucrados sobre la apertura de la investigación en relación a los delitos contemplados en el artículo 205 del Código Penal.

En la casa donde se organizó la fiesta, los uniformados secuestraron dos camionetas y dos autos. Además hallaron equipos de luces y sonido empleados por los asistentes a pesar de la prohibición de las reuniones afectivas que rige desde principios de agosto para prevenir la propagación del COVID-19.

En junio, Carreras fue uno de los lugares donde se implementó una estricta cuarentena sanitaria por un severo brote de coronavirus que afectó a buena parte de la localidad. Desde entonces la situación cambió drásticamente y Santa Fe se convirtió a partir de julio en la provincia donde más aumentaron los casos.