El defensor volvió a expresar su incomodidad con un integrante del cuerpo técnico y su futuro es una incógnita.


El defensor de Central, Emanuel Brítez, volvió a ser noticia debido a que reiteró su deseo de abandonar la institución por no sentirse cómodo con uno de los preparadores físicos que tiene en el plantel Cristian “Kily” González. Esta misma situación se generó la semana pasada, y mas allá de una charla que encabezó el presidente Rodolfo Di Pollina, la historia parece no escribir un final feliz.

En aquella oportunidad, todo parecía encaminarse tras el cónclave en el que el futbolista tuvo un rol activo exponiendo diferentes situaciones que lo molestaron, a tal punto que en su cuenta de Instagram daba a entender en una de sus historias que la “falta de piel” entre el jugador y el PF sólo eran “rumores”, los cuales dejaron de serlo cuando se negó a participar de la práctica de fútbol del viernes último, dejándole el lugar al juvenil Joan Mazacco y propiciándose una nueva fuente de conflicto interno.

Esta semana lo tuvo al santafesino entrenando a contraturno, sin poder ser considerado ciertamente por el Kily González y con la certeza que sólo podrá cumplir con su deseo si alguna institución ofrece condiciones económicas favorables para la entidad de Arroyito.

En ese sentido, el pedido por el 50 por ciento de la ficha del ex Unión e Independiente ascendería a los 800.000 dólares. Uno de los últimos posteos de Brítez fue en el fin de semana y tras el último de los cruces. Mediante su red social escribió: “Pedir perdón es de inteligentes, perdonar es de nobles y perdonarse es de sabios”. ¿Habrá retorno?.

Fuente: Noticias Liga Profesional de Fútbol




Comentarios