La diputada provincial remarcó las altas tasas de pobreza que se registran en el territorio como argumento para criticar la decisión sanitaria de Perotti.


En su rol de diputada provincial, Amalia Granata hizo una fuerte crítica al gobierno de Omar Perotti en Santa Fe por la intención de iniciar la fabricación de misoprostol en el laboratorio público.

Conocida es la postura de Granata en contra de la despenalización del aborto y de hecho fue esa bandera la que caracterizó su campaña electoral que le posibilitó acceder a una banca en la Legislatura santafesina.

Ahora bien, aunque la formulación que va a elaborar el Laboratorio Industrial Farmacéutico (LIF) de Santa Fe será para ser distribuida solo en los hospitales públicos de la provincia y en los casos vigente de abortos no punibles, Granata fe clara en su postura de rechazo.

En Santa Fe siguen muriendo niños por desnutrición mientras el gobierno lanza producción de 100 mil pastillas para abortar. En muchas zonas de la provincia, la gente necesita pastillas para algo tan básico como potabilizar el agua, no para abortar”, expresó la diputada nacida en Rosario y abrió un hilo que derivó en reacciones a favor y en contra.

“Santa Fe no necesita misoprostol Necesitas políticas eficientes de primera infancia. Un sistema de salud que cuide al vulnerable y no lo ignore. Gobernantes que se hagan cargo de la miseria en la que vive gran parte de la provincia,con proyectos que cuiden a niños y madres vulnerables”, planteó la legisladora haciendo una fuerte crítica a la pobreza y malnutrición que impera en Santa Fe.




Comentarios