Avenida Pellegrini se vio llena de agentes que detenían a cada vehículo. Pero en otras zonas las tareas de verificación fueron menos intensas.


El primer día de cuarentena obligatoria en Rosario tuvo un resultado dispar. Mientras que en el centro y grandes avenidas como Pellegrini hubo controles por parte de la policía, en los barrios la verificación no fue demasiado exhaustiva.

Cabe resaltar que de acuerdo a la medida nacional, los ciudadanos pueden salir de sus domicilio solo si están encuadrados en alguna de las 24 excepciones a la norma, entre las que se incluye por ejemplo la compra de alimentos o medicamentos, cuidado de algún familiar, trabajo en el Estado, sanidad o medios audiovisuales, entre otras.

Y si bien en general se vio menos movimiento que un día de semana, tampoco hubo una parálisis total. Es más, hubo mucho desplazamiento de vehículos y personas caminando, e incluso juntándose a comer en algunos comercios, según lo relatado por vecinos en redes sociales.

Es evidente que muchos aprovecharon el poco despliegue policial en la vía pública, que pareció concentrarse en algunas calles céntricas. Por caso, en avenida Pellegrini hubo importantes operativos, al igual que en calle Córdoba, Santa Fe y Urquiza. En cambio en barrios como Echesortu, Alberdi y zona sur, los recorridos de los efectivos fueron menos intensos.

Cabe recordar que en la ciudad el transporte público circulaba este viernes con la frecuencia de día sábado, algo que se repetirá el resto de los días hábiles, mientras que para este fin de semana y los feriados que se vienen en la cuarentena, los colectivos se moverán con la frecuencia de los domingos.

(Fotografía: Darío Soldani)




Comentarios