Fiel al perfil bajo que cultiva toda la familia, la mamá de Messi tocó timbre en el atelier de Claudio Cosano y su interés por vestirse con el célebre diseñador argentino derivó en que directamente le regalara el vestido a ella y a su hija Sol.

Celia Cuccittini estaba de paso en Capital Federal y fue allí que aprovechó para acercarse al lugar de trabajo del profesional. "Yo lo que quiero es tener para la boda de mi hijo un vestido de Claudio Cosano", deseó la mujer. Le mostró modelos desde el celular, se fue a Europa y hace 15 días se probó la pieza para delinear las puntadas finales.

"No puedo contar mucho por respeto hacia ellas, justamente porque nunca me pidieron nada ni me impusieron ninguna condición. La idea es mantener la sorpresa hasta el final, como hago con todas las novias y madrinas que he vestido a lo largo de estos años. Sí puedo decir que tanto la mamá como la hermana van a estar impactantes y que ellas están realmente felices con sus vestidos", dijo Cosano, en contacto con La Nación.

Y nada de canje. El diseñador porteño les regaló los vestidos a Celia y Sol. "Ponerle un precio a este trabajo sería totalmente ridículo cuando la publicidad y la prensa que me da haber hecho estos dos diseños no hay prenda que lo pague. No es un canje, porque sería muy injusto para la otra parte. Esto es un regalo de mi parte para ellas", añadió.

Como tantas figuras, Cosano llega este viernes a Rosario para ocuparse personalmente de la suegra y la cuñada de Roccuzzo. Nadie quiere perderse el evento del año.