Fue imputado por cuatro hechos de robo calificado, dos por resistencia a la autoridad y uno por portación de arma de guerra. Seguirá preso.


Imputaron por cuatro hechos de robo calificado, dos por resistencia a la autoridad y uno por portación de arma de fuego al delincuente que protagonizó el tiroteo céntrico en el mediodía del último martes. Quedó con prisión preventiva y podría recibir 12 años de condena.

En la audiencia se conoció que el malviviente, con un enorme prontuario, no se había limitado a asaltar el minimarket de calle zeballos, sino que ese día había cometido un raid delictivo con al menos cuatro robos cometidos a mano armada en una zona y un horario de gran circulación y presencia de menores.

“Son innumerables los videos tomados por la ciudadanía, por lo que se impuso una cautelar gravosa que eleva la expectativa de pena”, dijo el fiscal de Flagrancia, Gustavo Ponce Asahad, y consideró que al ladrón le podrían caer más de 12 años de prisión.

Se constató que este peligrosísimo sujeto se desplazaba en un Renault Sandero, que quedó a disposición de la Justicia, y se informó sobre el estado de salud del cliente al que baleó en la ingle. “Sufrió una lesión grave en miembro inferior izquierdo por la que fue intervenido y sigue internado”, explicó.

Por otro lado, ponderó la actuación policial al considerar que se intervino “de acuerdo a la ley, dando la voz de alto en reiteradas ocasiones a prudencial distancia, y disparando cuando no había peligro y en zona no letal”. Además de la decena de veces que había estado detenido en Rosario, el caco tenía antecedentes en Rafaela.




Comentarios