Los choferes también rechazaron en el Concejo Municipal la actividad de Cabify como remisería.


El gremio de taxistas rosarinos se reunió este lunes con el intendente electo Pablo Javkin para manifestar su preocupación por la llegada de Uber y Cabify a la ciudad.

El encuentro se llevó a cabo al mediodía en el Concejo Municipal, donde los trabajadores sostuvieron que si las firmas se instalan, peligran sus puestos de trabajo.

A su vez, el concejal justicialista Eduardo Toniolli afirmó a la prensa que “Uber quiere desembarcar ilegalmente“.

El edil peronista pidió que “Javkin cambie la actitud del gobierno con respecto a estas empresas” y apuntó: “El municipio puede controlar en la calle el posible desembarco e ir judicialmente contra las empresas”.

Además, el dirigente del Movimiento Evita consideró que tanto Uber como Cabify están operando en forma digital, pero “no son aplicaciones (móviles), son empresas de transporte encubiertas, ilegales” y que las firmas utilizan “autos ilegales que no le pagan a los choferes ni al Estado”.





Comentarios