Melella,  dijo que los vencimientos de deuda de la provincia para el año próximo incluyen "$2.300 millones de títulos públicos colocados en el exterior", "otros $2.300 millones de deudas con otros organismos", "$1.600 millones más de obligaciones con proveedores" y "unos $500 millones de deudas con los municipios, sobre todo con el de Río Grande", señaló.

Además, el funcionario mencionó que a esas cifras hay que agregarle un déficit de la caja de previsión social de $700 millones y uno de $1.300 millones de la obra social del Estado.

"Es importante saberlo para que todos entendamos lo que vamos a tener que enfrentar. Tenemos una mirada hacia adelante pero hay que tener claro desde donde partimos", enfatizó el nuevo titular del Poder Ejecutivo fueguino, un radical K que llegó al poder a través de una alianza entre "Concertación Forja" y el "Movimiento Popular Fueguino".

En el encuentro multisectorial que encabezó en la capital de la provincia, Melella dijo que trabajará en la prórroga del subrégimen industrial que beneficia con exenciones impositivas a las fábricas locales (en especial del rubro electrónico) y que buscará desarrollar opciones turísticas en la Antártida.

"Nuestros tres ejes fundamentales serán el desarrollo económico productivo con generación de empleo, la igualdad de oportunidades y un Estado fuerte, equitativo, moderno y promotor del desarrollo", enfatizó el mandatario.

El nuevo gobierno provincial anunció el envío de varios proyectos de ley para que sean tratados este viernes por la legislatura, entre ellos que crea una sociedad anónima con participación estatal mayoritaria para gestionar los recursos hidrocarburíferos y uno que modifica la utilización de los recursos del puerto de Ushuaia.

Según el funcionario, las principales dudas sobre la gestión anterior se enfocan en la situación económica financiera, en la obra pública y en la designación de empleados en la planta permanente del Estado, entre otros rubros.