A 110 años del hundimiento del Titanic: la atrapante historia del cordobés que murió en la tragedia

Edgar Andrew, cordobés que murió en el hundimiento del Titanic en 1912.
Edgar Andrew, cordobés que murió en el hundimiento del Titanic en 1912.

Edgar Andrew era oriundo de San Ambrosio y fue el único argentino que falleció en ese icónico accidente. Tenía apenas 17 años.

En el marco del 110° aniversario del famoso hundimiento del Titanic, sigue presente la vida del cordobés Edgar Andrew, único argentino que falleció en esa tragedia. El joven, que en ese entonces tenía 17 años, era hijo de ingleses pero nació en San Ambrosio, cerca de Río Cuarto.

Su historia, que sin dudas es digna de una película, comienza con su nacimiento el 28 de marzo de 1895, en la estancia “El Durazno”, de esa pequeña localidad cordobesa, según relata el museo virtual que lleva su nombre. Edgar nació allí ya que su padre, Samuel Andrew, trabajaba para el exGobernador de Córdoba Ambrosio Olmos.

Al llegar a la edad escolar, lo mandaron a Río Cuarto a realizar sus estudios primarios, mientras que en 1911, cuando tenía 16 años, fue enviado en contra de su voluntad a Inglaterra. El objetivo del traslado decidido por su madre era conocer a sus familiares, mejorar su inglés y, principalmente, continuar su proceso formativo.

Cómo llegó a embarcarse en el Titanic

La embarcación de Andrew en el Titanic se dio de manera sorpresiva y sin aviso previo. Es que, Alfredo, uno de sus seis hermanos mayores, quien vivía por ese entonces en Estados Unidos, lo invitó a su boda y a quedarse en ese país norteamericano trabajando en la empresa de su futura esposa.

La postal que envió Edgar Andrew  antes de embarcarse en Southampton, Inglaterra. (https://edgarandrewtitanic.wixsite.com/museovirtual)
La postal que envió Edgar Andrew antes de embarcarse en Southampton, Inglaterra. (https://edgarandrewtitanic.wixsite.com/museovirtual)

Por este motivo, Andrew sacó boletos para viajar el 17 de abril en el barco Oceanic. Sin embargo, una protesta de carboneros lo obligó a cambiar ese pasaje por otro en el Titanic, que salía una semana antes y le negaba así encontrarse con su amiga Josey Cowan, según señala el museo creado por Analía Gozzarino y Nicolás Cheetham con la colaboración de Marianne Dick, sobrina-nieta del cordobés fallecido en el Titanic.

Insólitamente, en una increíble jugada del destino, dos días antes de zarpar, el joven cordobés le escribió una carta a su allegada en la que señaló: “Figuresé Josey que me embarco en el vapor más grande del mundo, pero no me encuentro nada orgulloso, pues en estos momentos desearía que el Titanic estuviera sumergido en el fondo del océano”.

El trozo de la carta en la que Andrew anticipa el trágico accidente.
El trozo de la carta en la que Andrew anticipa el trágico accidente. Foto: Museo virtual Edgar Andrew

Tan solo un par de días más tarde, el novedoso barco para la época chocaba contra un iceberg y se hundía en el Atlántico norte, provocando la muerte de más de 1.000 personas, entre las que se encontraba Andrew.

La versión que dice que Edgar Andrew se sacrificó para salvar a una maestra

Entre las versiones que circulan sobre el fallecimiento del cordobés en esa histórica tragedia, una de ellas afirma que Edgar Andrew le cedió su chaleco salvavidas a Edwina Troutt, una maestra de 27 años oriunda de Bath, Inglaterra. No obstante, esa hipótesis nunca fue confirmada, aunque sí se constató que ambos compartieron la misma mesa en el comedor de la segunda clase del imponente barco.

El hallazgo de la valija del cordobés, 88 años después del hundimiento del Titanic

Una de las aristas más increíbles de esta historia es que la valija del cordobés Edgar Andrew fue hallada en el 2000, nada menos que 88 años después del hundimiento del Titanic. Según narró el explorador David Concannon, quien encontró el objeto en “el primer descenso del nuevo siglo al Titanic”, dentro de la valija todo estaba intacto.

La valija de cuero protegió todo lo que contenía.
La valija de cuero protegió todo lo que contenía. Foto: Museo virtual Edgar Andrew

“La valija se abre y puedo ver una pila de libros. Milagrosamente, puedo todavía leer texto impreso a través de mi vidrio. Me doy cuenta que estoy mirando las páginas de un libro que ha estado debajo del agua por mas de 88 años, después de que su dueño lo perdiera en una de las tragedias más grandes de la historia. Las investigaciones subsiguientes indicaron que la valija pertenecía a un joven que viajaba en segunda clase, Edgar Samuel Andrew, un estudiante de 17 años de Argentina”, señaló.

Las pantuflas de Edgar Andrew permanecieron en perfecto estado.
Las pantuflas de Edgar Andrew permanecieron en perfecto estado. Foto: Museo virtual Edgar Andrew

“Es increíble cómo se conservó todo, hasta el papel, porque había una carta de la madre, había postales de Río Cuarto, toallas con su monograma que le había bordado mi abuela, zapatos, pantuflas, un sombrero, tintero, en total 51 objetos”, informó Dick en diálogo con Télam.

Pertenencias de Edgar Andrew, el cordobés que murió en el Titanic
Pertenencias de Edgar Andrew, el cordobés que murió en el Titanic Foto: Museo virtual Edgar Andrew

Temas Relacionados