La crisis y la cuarentena eterna lograron derribar a un ícono de la ciudad, que sucumbe ante la falta de ingresos y de perspectivas de volver a recibir pasajeros en el mediano plazo: cierra el Opera Hotel.

No hubo caso y los empresarios que lo administran han comunicado que no va más y el hotel creado en 1973 ha dejado de funcionar, según se anunció en las últimas horas.

La firma tenía 24 empleados y llevaba 47 años funcionado en la calle 25 de Mayo 55, pero desde el 20 de marzo estuvo generando sólo costos y ningún ingreso: "la situación generada por la pandemia nos obligó a tomar esta decisión porque no estamos en condiciones de cumplir con las obligaciones que nos corresponden", dijo Miguel Lunardi, presidente del directorio a Puntal.

"El sector hotelero viene complicado desde hace tiempo, por lo que ha sido imposible tener un fondo anticrisis para paliar la situación actual. El rubro viene golpeado desde hace años por la crisis económica del país. También ha afectado la aparición de nuevas modalidades de alquiler temporario con plataformas como Booking, que le quitaron bastante mercado al hotel tradicional", lamentó el empresario.

Finalmente opinó que "se trató de sostener el hotel hasta el último, asumiendo costos que el establecimiento no estaba en condiciones de asumir. Por DNU , el Gobierno prohibió los despidos y la suspensión del personal y, en paralelo, nos obligó a pagar, mientras no podemos abrir las puertas", protestó.