La directora de Evaluación Educativa del Ministerio de Educación de la Nación participó del panel de Educación del Congreso Imagina de Fada.


Este jueves se desarrolla el primer día de la tercera edición del Congreso Imagina, Sólo Juntos, organizado por FADA en el predio de la Sociedad Rural de Río Cuarto. Tras la inauguración realizada por las autoridades, el panel de Educación fue el primero en exponer sus ideas.

Los profesionales Diego Golombek, biólogo, divulgador científico, investigador del Conicet y docente; Pablo Aristizábal, especialista en tecnologías educativas y creador de Aula 365; y la socióloga María Cortelezzi, directora de Evaluación Educativa del Ministerio de Educación de la Nación, fueron entrevistados por Lorena Maciel y Susana Álvarez.

Cortelezzi explicó que entre 2016 y 2018 mejoraron los resultados de los estudiantes del país en Lengua, pero en matemáticas no se ven diferencias sustanciales. “En los últimos años, cuatro de cada 10 estudiantes presentan niveles por debajo del nivel básico”, expresó la directora de Evaluación Educativa del Ministerio de Educación de la Nación.

Por su parte, Aristizábal, planteó un interrogante que dejó a todo el auditorio pensando. “¿Una buena economía viene de una buena educación o una buena educación viene de la economía?, preguntó.

Y continuó: “Hace años, la era industrial necesitaba chicos operativos. Hoy, la educación, tal como la conocemos, ¿forma o da forma? Esa era la lógica de una economía donde se necesitaba que todos sean iguales. Hoy pasamos de la era industrial a la era de la información”.

Aristizábal explicó que hay que empezar a pensar también en habilidades cognitivas superiores como el pensamiento crítico (sospechar), divergente (problematizar), deductivo (explorar), inductivo y pensamiento creador. “Las habilidades cognitivas básicas que se enseñan en la escuela son habilidades que van a servir para un mundo operativo que no va a servir más, que no va a funcionar, todo lo que se pueda, va a ser reemplazado por la inteligencia artificial”, explicó 

Y Cortelezzi agregó: “Lengua y matemática es el punto de partida donde se incorporan habilidades básicas para poder avanzar en otras más. El punto es seguir incorporando”.

A su turno, Golombek hizo hincapié en que el mundo cambia aceleradamente y la tecnología duplica su capacidad de información, pero hay puntales que no cambian como aprender a pensar críticamente y racionalmente. “Hay cosas básicas que no cambian que es la posibilidad de mirar el mundo con ojos de científico, con ojos críticos, racionales”, explicó.

Y ejemplificó: “Los adolescentes son típicos búhos, todo ocurre más tarde en la cabeza del reloj biológico del adolescente. Para un adolescente es normal hacer las cosas más tarde. El problema es al día siguiente cuando arranca el colegio a las 7.30 y están dormidos. ¿Qué podemos hacer? ¿Hacernos los tontos? No, tenemos que actuar sobre esto, la propuesta es retrasar el horario de las clases del secundario. Estamos hablando de media hora, una hora como mucho”.






Comentarios