Es el total de las 700 mil hectáreas bajo agua que comenzaron las lluvias de principio de año.


El gobernador Domingo Peppo estimó hoy que por las inundaciones a raíz de las lluvias que se iniciaron en enero pasado y que afectaron un área de 700.000 hectáreas, la actividad agropecuaria en la provincia tuvo pérdidas superiores a los 10.000 millones de pesos.

“El impacto en el sector primario es muy fuerte pero el perjuicio se replica en otras actividades como el comercio y servicios donde también se verifican numerosos problemas”, apuntó el gobernador en declaraciones radiales.

Luego señaló que “las inundaciones afectaron un área de 700.000 hectáreas, aproximadamente, que representan un poco menos de la mitad del total de la superficie que se destina a la agricultura en nuestra provincia”.

Respecto de la ganadería indicó que “las inundaciones afectaron algunos establecimientos ganaderos que debieron mover sus animales a zonas más altas, pero sí causó mucho daño en campos de pequeños y medianos productores que tenían ganado menor para la subsistencia”.

Además comentó que discutió el tema con el jefe de Gabinete de Ministros, Marcos Peña esta semana “con la esperanza de recibir una ayuda nacional”. También sostuvo que “este escenario evidencia un panorama muy complicado por las pérdidas en los cultivos de soja, girasol, algodón, maíz, sorgo y trigo que empezaron provocar problemas en comercios y servicios“.

De acuerdo, con el mandatario esta situación los habría llevado a pagar los sueldos de forma adelantada entre el viernes y hoy. Inyectando 3.300 millones de pesos que espera “puedan contribuir a que la economía no se debilite en esta circunstancias”.






Comentarios