Luego del conflicto que paralizó a un tercio del total de líneas de colectivos del Gran Resistencia, el servicio público del transporte automotor de pasajeros funciona hoy con normalidad. Se decidió levantar la medida tras la firma de acuerdo entre el gobierno provincial, la cámara empresaria del sector y el sindicato de choferes.

El conflicto que paralizó la actividad en seis líneas de transporte hasta horas de la tarde de ayer, se subsanó cuando las partes firmaron un acuerdo que permitió que se pague a la empresa ERSA el subsidio reclamado y los choferes restablecieron el servicio en forma paulatina, informaron fuentes del gobierno chaqueño.

Se trata del subsidio que la Nación le sacó al precio del gasoil por la cual pagan las empresas de transporte de pasajeros, la provincia se había comprometido a mantener. En este sentido precisaron que "se resolvieron los procedimientos administrativos que impedían a la empresa acceder a los subsidios al mismo tiempo que otras firmas y los trabajadores podrán cobrar hoy sus haberes".

El gobierno recordó que "todas las empresas accedieron a los fondos del programa Chaco Subsidia para hacer frente a sus obligaciones salariales el último viernes". Un problema administrativo, debido al concurso de acreedores que atraviesa la empresa ERSA, fue motivo de diferencias con el Estado que finalmente se resolvió con la intervención del gobernador Domingo Peppo.