El dirigente, que es referente de Convergencia Social, dijo que fue clave el apoyo familiar que recibió para postularse como gobernador.


Con la proximidad de las elecciones, que todavía no tiene definido el calendario electoral, el arco político chaqueño empieza a prepararse para lo que serán los comicios y en ese sentido, Carim Peche, referente de Convergencia Social, muestra sus intenciones de luchar por la gobernación de la provincia.

Contó que fue una decisión difícil, pero que fue madurada en el seno familiar. “Tengo el privilegio de haber sido padre de “Carimcito” hace seis años, de Zaira, de 18 años; y de tener una familia y amigos que alientan en esta idea de ser gobernador porque creo que se puede gobernar de otra manera”, manifestó.

“Es fundamental hacer la convocatoria a un amplio acuerdo entre los chaqueños, que exceda a los colores partidarios y donde confluyan todos los chaqueños con voluntad de revertir las lamentables condiciones de la Salud, la Educación, la inseguridad, y el avance del narcotráfico tras 12 años de desmanejo y corrupción. Estoy convencido de que hay que hacer algo por las generaciones que vienen”, agregó.

En cuánto a los puntos fuertes de su gobernación, destacó: “Los ejes rectores deben ser la transparencia y la honestidad en el marco de un Estado plural que garantice además el orden, la seguridad y la austeridad: está claro que así como está, esta provincia no tiene destino”, señaló.

“Hay que recuperara valores que hemos dejado de lado, donde la base debe ser la educación pública, que permite otorgar igualdad de posibilidades, en un mundo que cambia a pasos agigantados. Si no tenemos una mirada diferente a la matriz que tenemos en la provincia, es muy difícil”, culminó el radical en diálogo con Diario Norte.





Comentarios