El gobernador aprovechó la oportunidad para entregó módulos del Plan Alimentario "Chaco Familia".


El gobernador Domingo Peppo encabezó este sábado por la mañana el operativo de empadronamiento de Chaco Subsidia Energía en El Sauzalito, beneficio que mediante la decisión gubernamental bonifica hasta el 40% a usuarios residenciales y 50% a clubes e iglesias. Recorrió las obras del Aeródromo, del Hospital, la planta de agua potable, el CIFF y los lotes donde “por primera vez en 37 años” los vecinos cuentan con agua potable gracias a las conexiones individuales propiciadas por Sameep con inversión provincial.

Chaco Subsidia Energía, trabajo que realizan conjuntamente Secheep, el Ministerio de Desarrollo Social y Ecom Chaco SA, empadronó durante la jornada del sábado a “300 personas de los cuales 165 ya cuentan con la tarjeta. Estas se suman a las 2500 que ya cuentan con el beneficio”, detalló el mandatario.

Peppo valoró que el programa “está llegando a todo el territorio del Chaco, con subsidios a los usuarios de luz eléctrica que correspondan, con resultados muy buenos, que además incluye a los clubes deportivos e iglesias que cuentan con un aporte del 50% por parte de la provincia”. El programa alcanza a usuarios del servicio de energía eléctrica que registren hasta 350 kwh (en invierno) y 500 kwh (en verano) por mes de consumo hasta el año en curso. “Ayuda mucho a la economía de las familias, mitigando el tarifazo nacional en los bolsillos de los chaqueños”, remarcó el gobernador.

En la misma línea, José Tayara, presidente de SECHEEP, hizo hincapié en la importancia de ir “pueblo por pueblo” para acercar este beneficio a las familias. “Hay muchos usuarios de energía que por ser trabajadores informales quedaron afuera del cruzamiento de datos que se realizó para poder otorgar esta asistencia”, dijo.

Así, habiendo iniciado este año con un padrón cercano a las 100 mil familias que reciben esta tarifa social, el gobierno espera sumar otras 20 mil con esta modalidad visitando cada ciudad de la provincia.

Tras su recorrida por el Aeródromo, Peppo consideró que se trata de “una obra maravillosa” y adelantó: “La vamos a terminar para fin de año”. Con 1200 metros de asfalto a lo largo y 18 metros a lo ancho, la obra conforma una pista para que los aviones puedan aterrizar, con una demanda de 6 mil metros cúbicos de hormigón financiados por Vialidad provincial, y representando una inversión aproximada de 100 millones de pesos.





Comentarios