Lisandro S. logró evitar un juicio. Se lo acusaba de delitos contra la salud pública y violación de las medidas decretadas por el Presidente Alberto Fernández, para prevenir la expansión de la pandemia.

Para la Fiscalía, era uno de los organizadores de la fiesta que se concretó el 20 de julio del 2020, en un bar céntrico. Tras aquel día del amigo, los videos de lo ocurrido aquella noche se viralizaron tanto, que Rafaela pasó a ser una tendencia en Twitter. El famoso trencito tendría otras consecuencias: una funcionaria provincial, del ámbito educativo, debió renunciar por estar allí. El bar terminó clausurado y con el máximo de la multa.

Lisandro S deberá donar 120.000 pesos al Hospital “Dr. Jaime Ferré” como “reparación”. También debió abonar 10 JUS como honorarios.

El acuerdo fue alcanzado con la fiscal Ángela Capitanio y homologado por la jueza de la Investigación Penal Preparatoria, Cristina Fortunato.