La crítica situación del Hospital “Dr. Jaime Ferré”, a partir de la completa ocupación de las camas, obligó a tomar la decisión de que volviera a ser monovalente, es decir, que solo atendiera casos de COVID. En la tarde de este lunes, al tener las 33 camas de terapia intensiva ocupadas (13 de ellas, con asistencia respiratoria mecánica), se derivó al menos un paciente al Hospital Iturraspe de Santa Fe.

Por ahora, los únicos sectores atienen pacientes no COVID son Neonatología, Guardia de Emergencias y consultorios generales.

El director, Dr. Diego Lanzotti, había marcado con claridad la situación el miércoles pasado, en una conferencia de prensa, en donde admitía que solo quedaban un puñado de camas. Pero la mayoría de la población cobró dimensión de sus palabras con la viralización de un video, el viernes pasado por la noche, cuando un familiar pedía el ingreso de una persona, el cual le era negado.

La situación se distendió un poco el fin de semana, al liberarse algunas camas. Pero ya el lunes por la tarde, se llegó al tan temido 100% y la derivación de pacientes.

Aún no hay noticias de que el sector privado de la ciudad comience a recibir pacientes.