Leonardo Peitti, el empresario que es investigado con sus vínculos con el juego clandestino, fue detenido en Rosario, por orden de los fiscales de Rafaela, Guillermo Loyola y Gabriela Lema.

Los funcionarios del Ministerio Público de la Acusación ordenaron 24 allanamientos (16 en Rafaela; 5 en Rosario; 1 en Lehmann; 1 en Ataliva y 1 en Eusebia y Carolina), que derivaron en 5 detenciones. Tres en el Departamento Castellanos y dos en Rosario. Una de ellas, es Peitti, la otra es EP.

“Los allanamientos ordenados por los fiscales Loyola y Lema fueron llevados a cabo por personal del Organismo de Investigación (OI) del MPA y de las Tropas de Operaciones Especiales (TOE) en Rosario. En tanto, en el departamento Castellanos, los allanamientos los realizaron personal del OI, del área de Inteligencia Criminal de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) y de distintas dependencias de la policía provincial”, fue lo que informó oficialmente la Fiscalía Regional de Rafaela.

La historia

A partir de un allanamiento a Peiti en Rosario, en agosto del año pasado, se le encontró un pen drive con comunicaciones con David Perona, el rey del juego clandestino, quien fuera detenido primero en aquella localidad y luego por esta investigación rafaelina.

Perona falleció el 22 de noviembre por coronavirus y estaba siendo investigado por el fiscal Martín Castellano como líder de una asociación ilícita vinculada al juego clandestino. Como consecuencia de la investigación en Rafaela, quedaron presos 4 expolicías y uno en actividad. De los primeros, tres habían sido Jefes de la Unidad Regional V de Policía y uno de ellos, subjefe a nivel provincial.

Una semana antes de ser internado, el ministro de Seguridad de la Provincia, Marcelo Saín, había apuntado hacia la Fiscalía Regional de Rafaela: “no quiero pensar que están negociando con Perona”.

.