La Estación Experimiental Agropecuaria del INTA Rafaela forma parte de un estudio coordinado por el CONICET, a partir del cual, se le hace un seguimiento al SARS-COV 2 (más conocido como coronavirus o COVID-19) para determinar cuáles son las cepas circulantes en la provincia de Santa Fe y cuáles son las posibles mutaciones del virus en la provincia.

El proyecto titulado “Análisis de genomas completos del virus SARS-COV-2 circundante en la provincia de Santa Fe en 2020” fue seleccionado junto a otras 136 propuestas en el marco de la convocatoria “Programa de Articulación y Fortalecimiento Federal de las Capacidades en Ciencia y Tecnología COVID-19” del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación.

Estación Experimental Agropecuaria del INTA RafaelaINTA.gob.ar

El monto asignado es de $1.000.000 y la tecnología de secuenciación que se utilizará es la desarrollada por Oxford Nanopore, la cual no requiere de inversiones en equipamiento, es portable y este tipo de análisis pueden replicarse, de ser necesario, en cualquier laboratorio que cuente con instrumental mínimo de biología molecular.

Del mismo participan, por la Estación Experimental Agropecuaria INTA Rafaela los investigadores María Florencia Eberhardt, Cecilia María Camussone, José Matías Irazoqui y Ariel Amadío. Por el Laboratorio Central de Santa Fe: Guillermo Ojeda, Gabriela Rompato, Viviana Mugna y Carlos Pastor.

Amadío explicó a Diario La Opinión en su momento que “en las últimas semanas hubo cierto nerviosismo por el surgimiento de algunas variantes que levantaron un poco de preocupación, como las que fueron denominadas la variante de Inglaterra o la variante sudafricana, que son cepas que tenían incorporadas un grupo de mutaciones específicas en lugares un poco más complicados del virus, sin que esto significará un grave riesgo, pero si una necesidad de seguimiento”.

“Nos dedicamos a estudiar específicamente la circulación en el mes de diciembre y lo hicimos con muestras de la ciudad de Santa Fe, de Capital Federal y de la provincia de Buenos Aires. Con los resultados analizamos más de 200 muestras aproximadamente y no hemos encontrado circulación de la denominada variante de Inglaterra en el país, tampoco de la variante sudafricana, y sí hemos encontrado algunas muestras en muy baja incidencia, de la variante que se conoce como Río de Janeiro, que tiene algunas mutaciones específicas. Eso lo hemos encontrado en algunas muestras de Ciudad de Buenos Aires y del Gran Buenos Aires”, agregó.

Cuando se presentó el proyecto, indicó que “Contar con esta información es crucial para la toma de decisiones ante la epidemia. Por este motivo, desde el grupo de Genómica y Bioinformática de la EEA Rafaela, se busca complementar el trabajo llevado a cabo por el Laboratorio Central de la Ciudad de Santa Fe, mediante la utilización de herramientas epidemiológicas de primer nivel mundial, como la genómica, para generar información de gran importancia para la toma de decisiones a nivel sanitario”.

Ariel Amadio, investigador de CONICET y director del proyecto.Diario La Opinión