Los candidatos a Concejales Carla Boidi y Matías Martínez Sella, conjuntamente con el Concejal Lisandro Mársico, trabajaron sobre un proyecto que ingresaron en el Concejo Municipal, mediante el cual solicitan construir un humedal urbano en el suelo no urbanizable emplazado entre los barrios 17 de Octubre e Ilolay, que es atravesado por el Canal Sur y es utilizado como laguna de retardo, introduciendo 40 árboles, 60 arbustos y 30 herbáceas, y en el sector del corredor que corresponde a la antigua vía del Ferrocarril Gral. Belgrano, adyacente a la calle Joaquín V. González, desde Av. Santa Fe hasta calle Padre Normando Corti, introducir 700 árboles, 500 arbustos y 800 herbáceas proyectando a mediano y largo plazo un parque urbano de gran tamaño con formato de corredor biológico denominado “Parque Joaquín V. González”. En ambas iniciativas colaboró Franco Durán integrante de la lista y profesor de Ciencias Naturales.

“Los impactos de la urbanización pueden mitigarse mediante el diseño urbano y las mejoras del desarrollo, pero la adopción de estas prácticas ha sido lenta. Existe una necesidad urgente de incorporar el conocimiento ecológico existente en un marco que pueda ser utilizado por planificadores y desarrolladores para garantizar que la conservación de la biodiversidad se considere en los procesos de toma de decisiones” aseguró Carla Boidi.

“Se debe poner el foco no solo en los árboles, sino en los ecosistemas. Es por ello que se debe incorporar árboles, pero también otras especies vegetales para que dichos espacios verdes tengan la solidez de los ecosistemas, imaginando como ideal más una “ciudad bosque” que una “ciudad con árboles”, sostuvo Matías Martínez Sella.

“Cuando hablamos de corredores biológicos incluimos la idea de introducir especies arbóreas, arbustivas y herbáceas, que permitan crear ecosistemas para que la sociedad pueda aprovechar los bienes y servicios brindados por estos, para lograr así mejorar la calidad de vida de la ciudadanía, potenciar la biodiversidad, generar empleos verdes y aportar en la lucha contra el cambio climático” dijo el Concejal Lisandro Mársico.

Los humedales cumplen valiosos servicios ambientales. La urbanización debe contemplar estos espacios vitales en un diseño que los mantenga funcionales. Pueden constituir reservas naturales urbanas donde combinen la conservación del patrimonio natural cultural, fines educativos y programas de investigación con la captación de los pulsos de inundaciones” agregó la candidata a Concejal Boidi.

“La ciudad cuenta con dos canales que la atraviesan. Las últimas tendencias en urbanismo hablan sobre la importancia de los humedales como reguladores climáticos en las ciudades y lugares donde abunda la biodiversidad de especies acuáticas. Además, otro beneficio importante que ofrecen los humedales es la bio remediación de los ecosistemas. Asimismo, en muchos lugares del mundo se están des entubando canales para poder aprovechar y disfrutar los espacios verdes, recuperar la capacidad de absorción de los suelos y permitir que se regeneren los ecosistemas acuáticos” finalizó Sella.