Jorge Gabriel Rojas de 38 años, también fue condenado como autor de lesiones leves, amenazas simples y desobediencia.


Jorge Gabriel Rojas fue condenado este miércoles en los tribunales de Rafaela a 16 años de prisión de cumplimiento efectivo por ser el autor de diferentes ilícitos cometidos en perjuicio de una mujer y de sus dos sobrinas menores de edad en Sunchales (departamento Castellanos).

La sentencia fue dictada por unanimidad por el tribunal pluripersonal integrado por los jueces Javier Bottero (presidente), Juan Gabriel Peralta y José Luis Estévez en el marco de un juicio oral y público.

La fiscal que investigó los hechos es Ángela Capitanio, a cargo de la Sección Especial de Violencia de Género, Familiar y Sexual (Gefas) de la Unidad Fiscal Rafaela. La funcionaria del MPA precisó que “Rojas fue condenado como autor penalmente responsable de los delitos de abuso sexual con acceso carnal agravado (por cometerse contra una menor de 18 años y aprovechando la situación de convivencia preexistente); promoción de la corrupción de menores agravada (por la edad de la víctima y por ser el imputado persona conviviente con ella); lesiones leves; amenazas simples y desobediencia”.

“Las agresiones sexuales fueron cometidas en perjuicio de una de las niñas que convivía con Rojas”, informó Capitanio y agregó que “se concretaron en reiteradas oportunidades entre septiembre y diciembre de 2017 en la vivienda que compartían en Sunchales”. En tal sentido, la fiscal sostuvo que “actuó aprovechando la inmadurez de la víctima y la situación de convivencia” y argumentó que “su accionar vulneró el desarrollo libre y progresivo de la sexualidad de la niña”.

En relación a los otros delitos investigados, la funcionaria del MPA detalló que “unos meses antes de abusar de la menor, Rojas golpeó con sus puños a la otra niña con la que convivía. Según los relatos de los testigos, la golpiza no fue un hecho aislado, sino que era habitual que el ahora condenado reprendiera violentamente a las menores”.

“En octubre de ese mismo año Rojas amenazó de muerte a una mujer que ingresó a un local comercial que el hombre tenía en su domicilio. También la agarró de la campera, la empujó contra la pared y, tomándola de los brazos, la llevó hacia afuera del local”, relató Capitanio.

Finalmente, la funcionaria del MPA se refirió al último hecho ilícito. “Fue cometido el 21 de enero de 2018 alrededor de las 3 de la madrugada. Rojas pasó en un vehículo por inmediaciones de la vivienda en la que estaban las víctimas. De esta manera, incumplió una medida de distancia ordenada judicialmente”.




Comentarios