Lo solicitó el fiscal federal Gustavo Onel. La investigación se inició en 2014. Hay dos acusados detenidos, mientras hay otros dos que están fugados. El caso cobró relevancia nacional en 2019.


El Fiscal Federal Gustavo Onel, que hoy subroga el cargo en Rafaela, solicitó a la Justicia Federal elevar a juicio oral y público la causa que investiga a cuatro personas por trata de personas. Dos de ellas hoy están detenidas, mientras otras dos están todavía en calidad de prófugos y con pedido de captura internacional.

La investigación se inició en 2014, a raíz de un llamado anónimo a la Dirección Especial de Trata de Rafaela. Allí, se mencionaba que en una finca de calle Jaime Ferré había señoritas ejerciendo la prostitución y la dueña de la vivienda le retenía dinero. Se vinculó esto a otra denuncia, en donde se asegura que integrantes de la familia Ch. regenteaban prostíbulos en inmuebles de Alvear al 1300, Lavalle al 1300, Jaime Ferré S/N y Edison al 200. Todos en un radio de 300 metros.

Ante esta situación, y teniendo en cuenta que es un delito federal, pasó a la Justicia de ese ámbito. Así se comenzó a investigar.

El mayo 2018, el Juzgado Federal N° 1 de Santa Fe ordenó los allanamientos a estas viviendas. De allí se pudo determinar el vínculo entre José Luis V.M., María Guillermina H., Mónica Patricia E., María Altagracia H.M. y María Inés Ch., y la actividad ilícita de recibir mujeres (algunas de ellas, dominicanas) para su explotación sexual.

Un año después, el 25 de mayo de 2019, hubo un gran operativo de Gendarmería. Incluso, tuvo repercusión nacional: medios transmitían en directo en Av. Pucará 1300 y hasta llegó a Rafaela la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich. Eran tiempos electorales: en tres semanas se elegía gobernador en Santa Fe y estábamos a menos de tres meses de las PASO nacionales. En ese marco, se detuvo a José Luis V. M., María Guillermina H. y Néstor Fabián R.. También se pidió la captura internacional de María Altagracia H.M. y María Inés Ch..

En ese espectacular allanamiento, según lo publicado por fiscales.gob.ar, se secuestró una gran cantidad de automotores -algunos de ellos de alta gama-, motovehículos, una moto de agua, una casa rodante, armas de fuego -con sus respectivas municiones- y teléfonos celulares. También “libros de pases”, pasaportes, sumas de dinero en moneda nacional, brasilera, uruguaya, chilena y euros, documentación patrimonial, preservativos, geles íntimos y otros elementos importantes para la investigación. De acuerdo a la pesquisa, parte de los bienes pertenecen a José Luis V., quien se permitía correr el Dakar sin tener ningún otro tipo de ingreso declarado.

En cuanto a las armas de fuego y las municiones, se incautaron un revólver calibre 32, cartuchos calibre 16, una carabina automática y una escopeta calibre 16. Paralelamente, se inició una investigación patrimonial de los imputados, en la que se dispusieron medidas cautelares para asegurar los bienes que han podido resultar adquiridos con el producto de la actividad ilícita investigada.

La acusación del Fiscal

Onel pidió elevar a juicio oral la investigación al entender que quedó demostrado que José Luis V. M., María Guillermina H. acogieron a tres mujeres en una vivienda de Edison al 200. El primero de ellos era el dueño de la operación, mientras que la segunda regenteaba la misma. La relación con Altagracia H.M.era similar, pero en otra casa, en Alvear al 1300.

Restan ser indagadas las imputadas María Altagracia H. M. y María Inés Ch., ambas con pedidos de captura vigentes, y resta resolver la situación procesal de Mónica Patricia E., por lo que la investigación debe proseguir en su contra.

Onel solicitó el sobreseimiento parcial de José Luis V. respecto de la tenencia de pasaporte de tercero sin su respectiva fotografía y lo mismo ocurrió respecto de la situación de Néstor Fabián R..

Los “pases” costaban entre $400 y $1500 pesos, según el tiempo y la práctica sexual, de acuerdo a lo denunciado por las víctimas. Y la “operación” se quedaba con el 50 por ciento.

En los allanamientos se encontraron cuadernos, en donde aparecían nombres de mujeres y montos de dinero. También el nombre de “José“, en referencia al monto que le correspondería. A su vez, en la fastuosa vivienda de Pucará al 1300, otros que incluían la columna “gastos”. 




Comentarios