Se realizará el próximo 28 de febrero en los tribunales de Rafaela.


Los ocho policías detenidos desde hace cuatro meses acusados de torturas y de encubrimiento agravado tendrán la oportunidad de recuperar la libertad el próximo 28 de febrero. Ese día, a las 9, se realizará en los tribunales rafaelinos la audiencia de apelación de su prisión preventiva.

Están detenidos desde octubre pasado, como consecuencia de la decisión que adoptó la jueza de la Investigación Penal Preparatoria Dra. Cristina Fortunato.

Las fiscales Lorena Korakis y Gabriela Lema –acompañadas por el Fiscal Regional Diego Vigo– acusaron a 7 de ellos de coautores de torturas, al tiempo que al Jefe de la Comisaría 3° de Sunchales, fue imputado de encubrimiento agravado.

De acuerdo al relato de las fiscales, dos personas (hermanos, aunque con distinto apellido) habían sido detenidas en Sunchales a las 4.30 del viernes 18 de octubre pasado. Y entre las 5.10 y las 6 de la mañana, se dieron los hechos que se les acusaron a los uniformados, cuando las dos personas estaban dentro de la Comisaría 3°, la única de Sunchales. Para Korakis y Lema, hubo golpes, amenazas, un submarino seco y terminaron arrojando a uno de los detenidos en contra de un vidrio, lo que derivó en un corte en el cuello que casi le hizo perder la vida. El Jefe de la Comisaría no estaba presente, pero de acuerdo a ese relato, pidió que limpiaran todo.

Como consecuencia de la investigación, la única comisaría de Sunchales quedó inhabilitada de ser usada durante algunos días. Mientras tanto, los policías realizaban sus actividades en la calle. También hubo una importante movilización, reclamando por la prisión a los delincuentes y la libertad de los policías. Asimismo, un grupo de diputados manifestó su preocupación por este tema.  Muchos afirman que después de esta imputación, la relación entre los policías de la Unidad Regional V de Policía y los fiscales quedó, al menos, dañada. 




Comentarios