Entendió que la movilización es legítima. Y culpó a Lifschitz y a Galassi de vandalizar la casa del gobernador.


Para el Ministro de Seguridad, Marcelo Saín, la movilización solicitando justicia por la muerte de Gonzalo Glaría “es un hecho razonable” aunque responsabilizó al ex gobernador Miguel Lifschitz y al diputado Rubén Galassi por los hechos de violencia que se dieron sobre el domicilio del gobernador Omar Perotti.

En diálogo con Radio 2 de Rosario, confirmó las versiones sobre cómo sucedieron los hechos: luego de un robo a un celular, Gonzalo Glaría decidió perseguir a los ladrones y falleció como consecuencia del impacto contra un auto.

Rafaela manifestó su hartazgo liderado por el papá de Gonzalo, muchos vecinos formaron parte de esto. Es un reclamo absolutamente legítimo el de la gente, pero el pedido de Justicia fue solucionado”, dijo el funcionario provincial.

Saín indicó que hubo pintadas y huevazos en la casa de Perotti. No se esperaba una cosa así, hubo también roturas de vidrios en el Municipio” y advirtió la presencia de “militantes del socialismo” entre los manifestantes. 

Lifschitz y Galassi deberán responder qué hacían ahí sus militantes, hubo una participación sin lugar a dudas, son militantes socialistas, ahí todo el mundo es conocido”, sentenció.

“Al final de la movilización ya se había retirado el papá de la víctima, con un pedido que es razonable. No quiero decir que no esté justificada pero al final hubo violencia de la que el propio padre tomó distancia”.

Haremos acusaciones de carácter penal, no lo vamos a dejar tan livianamente”; adelantó y cerró diciendo que “Una cosa es el reclamo y otra los hechos en los que terminaron estas movilizaciones que no hacían al contenido de la movilización”, observó.




Comentarios