Solicitan que la Secretaria de Obras cumpla con su función de cuidar el Cementerio Municipal

Basura en cestos y fuera de ellos se acumula en todo el cementerio.
Basura en cestos y fuera de ellos se acumula en todo el cementerio. Foto: Nicolás Pereyra

Desde Bien Común pidieron además que el presupuesto aprobado se ejecute para tal fin.

“Todos los años este Gobierno deja por escrito cuáles serán las acciones previstas para mejorar el cementerio. Limpieza periódica, colocación de luminarias internas para evitar el vandalismo, cierre del perímetro, cámaras y arreglos en los baños. Pero esas metas presupuestarias nunca son cumplidas por los propios funcionarios que las presentan”, afirmaron Lisandro Delle Donne y Hugo Schamber, concejales de Bien Común.

Calle interna del cementerio en estado de total abandono.
Calle interna del cementerio en estado de total abandono. Foto: Nicolás Pereyra

“Como legisladores tenemos el deber de exponer estos hechos y reclamar por un predio que es tan significativo para los vecinos”, agregaron.

Los ediles lograron la aprobación de un pedido dirigido al Poder Ejecutivo Municipal, que encabeza Mariano Uset, en el que solicitan el cumplimiento de las metas presupuestarias definidas para el Cementerio Municipal.

Ataúdes abandonados en un un cuarto con algún bidón de agua y trastos viejos.
Ataúdes abandonados en un un cuarto con algún bidón de agua y trastos viejos. Foto: Nicolás Pereyra

“Realmente la situación requiere de acciones concretas. Lo mismo pasa con los casos de vandalismo. Desde Bien Comun logramos aprobar una ordenanza que impone fuertes multas contra quienes circulen en el predio fuera de los horarios de visitas, para evitar robos de placas y daños y el perjudicado es el vecino”, indicaron los concejales.

“Los funcionarios ineficientes o que miran para el otro lado perjudican al vecino y fomentan la desidia, si el presupuesto fue aprobado, sus metas deben ser cumplidas. El actual abandono es injustificado” finalizaron.

Algunas de las tumbas en el cementerio de Punta Alta.
Algunas de las tumbas en el cementerio de Punta Alta. Foto: Nicolás Pereyra