El ministro de Salud Oscar Alarcón, detalló las nuevas medidas por la pandemia de COVID-19 que se acordaron en el marco del COFESA y el impacto que tendrán en la provincia. Remarcó que la vacunación es la única herramienta contra el virus y lamentó que los fallecidos en las últimas semanas fueran personas sin inocularse por decisión propia.

El ministro de Salud Pública de Misiones, Oscar Alarcón, ratificó que solo los pacientes de riesgo, mayores de 60 años y con comorbilidades serán testeados ante la creciente demanda en los centros ubicados en toda la provincia. La decisión llegó después de una reunión del Consejo Federal de Salud (COFESA) donde la Nación anunció nuevas medidas por la pandemia de coronavirus.

“El tema de testeos es una duda que tenemos que sacarle a la comunidad. Cuando te acercás a la fila y le comentás que no corresponde que se testee, se produce una situación desagradable. La idea es que el que no está en riesgo no venga a testearse”, subrayó Oscar Alarcón.

En ese sentido, el ministro remarcó que incluso el tiempo físico del recurso humano alcanza para cubrir la demanda. “No da para que todo el mundo se vuelva en 15 minutos y a veces las colas duran horas y se producen los malestares, hablan sobre el calor intenso, por eso sacamos también una notificación donde pedimos que lleven sus silletas, su sombrero, su repelente, su protector solar como si fueran a las playas porque seguramente que va a tener que esperar”, recordó.

Por otra parte, Alarcón aseguró que la mayoría de los fallecimientos de las últimas semanas se debió a personas que no estaban inoculadas por lo que destacó la importancia de la campaña de vacunación.

Mayores de 60 años y con comorbilidades serán testeados en Misiones. Foto: Misiones Online

“Es notable, tuvimos tres óbitos, los tres sin vacuna. Muchos son por motivos religiosos pero la mayoría también ni siquiera sabe por qué no se quiere vacunar y después están los que tienen problemas con las vacunas. Hoy los que están internados en las terapias y en los pisos de clínicas médicas, la enorme mayoría son sin vacunas y los que han tenido un final poco feliz, son no vacunados. La gente tiene que entender que es la única herramienta que tenemos para combatir”, insistió.

En cuanto al aumento de los casos, Alarcón dijo que era esperable debido a que diciembre es un mes de mucha vida social. “Toda esta gran oleada que vino en estas semanas era esperado porque entre el 8 de diciembre, las fiestas, era claro que la gente se iba reunir, que comienza con muchas situaciones sociales de aglomeración de personas. Todo eso lleva a que la gente se junte más, se disemine más, se contagie más y que también lo que la gente hizo es llegar más a los centros de testeos y eso aumenta la cantidad de casos”.