El dueño del utilitario usado por los asaltantes fue identificado porque su vehículo quedó grabado en uno de los robos que intentó un grupo de seis individuos. La policía investiga quiénes son sus cinco acompañantes.


Seis individuos que se trasladaban en un vehículo utilitario, se hicieron pasar por policías federales e intentaron asaltos en sendos barrios de Posadas y Garupá. Los dos golpes resultaron fallidos y a policía misionera logró detener al dueño de la camioneta y recuperar una lancha robada la semana pasado. La policía investiga quiénes son sus cómplices.

El primer asalto ocurrió en el suroeste de Posadas, barrio Las Tacuaritas, donde ingresaron por la fuerza a la casa de una mujer de 56 años, dueña de un local en el Mercado Modelo La Placita.Se presentaron con el rostro cubierto por barbijos y gorros y dijeron ser policías federales. Uno de ellos extrajo un revólver y efectuó dos disparos intimidatorios. Luego huyeron sin llevarse nada.

La mujer hizo la denuncia y efectivos de Delitos Complejos de la Policía de Misiones lograron detener más tarde a uno de los seis ocupantes de una Renault Kangoo gris. En la misma casa recuperaron un celular robado a un vecino de Garupá y una costosa lancha deportiva sustraída esta semana.

La misma banda había engañado a un vecino de Garupá pidiéndole que fuera testigo de un allanamiento. Una vez en la camioneta, lo amenazaron y le robaron el celular. Este hombre de 39 años denunció en la Comisaría Quinta que se hallaba en su domicilio, en el barrio Ñu Porá de Garupá, cuando escuchó ruidos en el portón de ingreso.

En otro episodio, intentaron ingresar a otro domicilio de Garupá, pero huyeron cuando el dueño de casa advirtió su presencia y el intento de violar la cerradura del protón de la casa. Se dieron a la fuga pero en la cámara de seguridad quedaron grabados los seis asaltantes y la camioneta Kangoo color gris.

Los investigadores establecieron que el vehículo guardaría relación con el caso de Las Tacuaritas II. En los archivos hallaron datos del vehículo usado por los asaltantes, propiedad de un individuo conocido como “Keko”, quien registraría un frondoso prontuario de delitos contra la propiedad.

En casa de “Keko” en el barrio A3-2 fue detenido el sospechoso y se secuestró la Kangoo. Una vez en el interior de la casa los efectivos secuestraron un teléfono celular que fue reconocido por el hombre que denunció haber sido forzado a actuar como testigo de un falso procedimiento.




Comentarios