Con el frente del antiguo templo de San Ignacio más solitario que nunca, se celebró esta noche la Misa de las Misiones, presidida por el obispo de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez.

Se trata de una celebración litúrgica plena de emoción, que congrega cada año a miles de fieles, frente a las ruinas del antiguo templo y de la residencia de los padres jesuitas y los guaraníes de la Reducción de San Ignacio Miní.

La misa del obispo fue transmitida en directo por el Canal 12 de Posadas y su señal tomada también por otros canales de cable. Recordó el obispo Martínez que en este jueves es tradicional el lavado de pies, simbólico de la humildad de Jesús y de la misión que tienen quienes deben servir a los demás.

Ese lavado de pies no se realizó por razones de cuidado sanitario ante la pandemia, que fue mencionada por el prelado posadeño, destacando los gestos de solidaridad "de mucha gente en tarea silenciosa".

La Santa Misa de este jueves es la última celebración de la Semana Santa -el Viernes Santo no se celebran misas en señal de duelo- hasta la misa de Resurrección el sábado de gloria. Es la eucaristía de la gloriosa resurrección de Cristo.