El intendente Carlos Flores considera que la red de agua potable y la planta potabilizadora deben estare bajo la órbita del municipio.


La Justicia le dio la razón a la Cooperativa de Agua y Otros Servicios Públicos (Coscal) y ordenó desalojar la planta potabilizadora de la ciudad. Esta había sido tomada por un grupo de personas junto al intendente de Candelaria, Carlos Flores.

La toma de la planta potabilizadora de agua de la Antigua Capital se extendió por más de diez horas y varios barrios quedaron sin el servicio.

“Fue un golpe de estado y copamiento”, sostuvo el presidente de la Coscal, Rudi Joner. El juez de Instrucción N° 2 de Posadas, Juan Manuel Monte, ordenó desalojar la polanta al grupo que había ingresado este miércoles a la planta con un camión de la Municipalidad. 

Joner responsabilizó al intendente y dijo que técnicos del Eprac y de la empresa Samsa realizan estudios al agua potable para verificar su calidad y salubridad.

Por su parte, el intendente Carlos Flores negó haber tomado la planta potabilizadora en forma violenta. Recordó que había enviado una carta documento a la entidad anunciado que se haría cargo de la planta y la red de agua, “que son del municipio”.




Comentarios