La medida fue generada por las especulativas ganancias de extranjeros que no pagaban el impuesto solidario del 30 % y luego revendían el dólar hasta en $ 86.


Rige en el país la prohibición de la compra de “moneda extranjera por parte de no residentes en la Argentina”.

La medida restrictiva frena en especial la especulación con jugosos dividendos que lograban compradores paraguayos y de otros países vecinos.

Estos extranjeros “no residentes” -que ahora no podrán operar en Posadas y otros puntos fronterizos- compraban a $ 66 cada dólares y luego lo vendían a valores de entre $ 82 y $ 86. 

Para el BCRA, una de las dos únicas excepciones es la de “organismos internacionales e instituciones que cumplan funciones de agencias oficiales de crédito a la exportación“.

Y en cuanto a las jubilaciones, “las transferencias al exterior a nombre de personas humanas que sean beneficiarias de jubilaciones y/o pensiones abonadas por la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES)“.

El Boletín Oficial de la Nación publicó tal resolución que prohíbe la venta de moneda extranjera a todo aquel que no resida en la Argentina. La medida entró en vigor este sábado 28 y, desde la mañana, pudo notarse la extensa fila de compradores que esperaban adquirir el billete verde.

Las casas de cambio de Posadas aplicaron la normativa debido a las denuncias que realizaron muchos argentinos sobre extranjeros, quienes estaban exentos del impuesto del 30% que exige Nación.

A pesar de la medida, una larga fila se formó fuera de la casa de cambios.

En Mazza Hermanos se vieron largas filas de personas que se dispersaron al confirmar que los extranjeros no residentes ya no podrán comprar ningún tipo de moneda del exterior, fueran dólares, reales o guaraníes, ni siquiera abonando el 30% de impuestos.

Solo los argentinos y residentes pueden adquirir billetes del exterior, bajo los parámetros establecidos y pagando los gravámenes correspondientes.




Comentarios