Mediante la resolución n°427, desde el Ministerio de Ecología de Misiones a cargo del ministro Juan Manuel Díaz, prohibieron el ingreso a la provincia de diversos desechos provenientes de establecimientos avícolas como ser guano (resultado de la acumulación masiva de desechos) o estiércol de pollos. Asimismo, rechazaron también su utilización como abono fertilizante debido a que generalmente no se les realiza un tratamiento adecuado de compostaje.

La decisión fue tomada debido a que, en ocasiones, dichas sustancias se utilizan de manera cruda en la producción agrícola, lo que propicia a la generación de potenciales daños ambientales en el suelo, el aire y el agua. La medida se enmarca dentro de la Ley XVI n°11 de Conservación de la Fauna Silvestre.

Desde Ecología de Misiones prohibieron el ingreso de desechos avícolas a la provincia y su utilización como fertilizante sin tratamiento previo.

Estos desechos son considerados perjudiciales, dañinos o nocivos ya que su utilización acarrea la presencia de moscas, larvas y otros insectos que, en abundancia, significan un riesgo inclusive para la salud de las personas además del desbalance en el ecosistema.

El pasado lunes 18 de noviembre, desde la Dirección de Recursos Vitales de la Subsecretaría de Ecología, realizaron inspecciones en la localidad de Apóstoles donde detectaron la presencia de estos desechos en algunos cultivos. Automáticamente exigieron medidas para la eliminación o cobertura de los excrementos.

Desde Ecología de Misiones prohibieron el ingreso de desechos avícolas a la provincia y su utilización como fertilizante sin tratamiento previo.

Esta reglamentación fue notificada al Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), así como a la Gendarmería Nacional, la Dirección General de Rentas, el Ministerio de Gobierno, del Agro y la Agricultura Familiar para efectivizar su aplicación y control.