Los encarnacenos tienen un estadio con perfiles del fútbol europeo, capaz de encandilar a quien lo visite.


La bellísima ciudad de Encarnación, vecina de Posadas al otro lado del río Paraná, sueña con ser sede del Mundial de Fútbol cuya candidatura ante la FIFA presentaron Paraguay, Argentina, Chile y Uruguay.

Será una buena oportunidad también para Posadas y toda Misiones y norte correntino porque quienes viven aquí podrían acceder a los partidos que se juegen en el estadio encarnaceno.

La respuesta final a este pedido se conocerá cuando finalice la copa del Mundo de Qatar 2022. El intendente de Encarnación, Luis Yd confirmó que el estadio de Villa Alegre ya está inscripto en la postulación y ahora comienza la segunda etapa de la obra.

El estadio se encuentra a cinco minutos del caso céntrico de Encarnación y se demora el mismo tiempo para llegar desde el  Aeropuerto de Itapúa.

Es una moderna construcción que reemplaza las añejas graderías que quedaron sepultadas hace años, con el avance de la Costanera. Allí se erigen tribunas y prestaciones de nivel internacional para el disfrute del aficionado encarnaceno de fútbol.

Junto con el estadio, crece la ilusión de toda una región que proyecta convertirse en sede del Mundial de Fútbol 2030, con la candidatura conjunta entre Argentina, Paraguay, Uruguay y Chile.

La posibilidad entusiasma también a los misioneros, quienes incluso a fines de los 90 y principios del 2000, cruzaban el río para ver a los grandes de la primera división paraguaya, cuando Universal de Encarnación jugó una temporada en la elite del fútbol guaraní.

“Sin compararnos con nadie, Encarnación es una ciudad que está preparada para el Mundial 2030.  Encarnación podrá representar muy bien a Paraguay en la organización del Mundial 2030”, amplió Yd en declaraciones a la radio de Asunción.

El pasado jueves en Asunción, el presidente Mario Abdo Benítez presentó en sociedad las dos sedes mundialistas de Paraguay que forman parte de la candidatura conjunta. El estadio de Cerro Porteño, con capacidad para 45 mil espectadores y próximo escenario de la final única de la Copa Sudamericana de clubes fue la vedette.

El segundo estadio presentado fue el de Villa Elisa, con capacidad inicial para albergar a 30 mil espectadores fue la gran novedad para los presentes entre los que se encontraban el presidente de la Conmebol, el paraguayo Alejandro Domínguez, además de Fernando Marín, expresidente de Racing y actual miembro del comité organizador de la copa del Mundo 2030.

“El partido inaugural y la final se jugarían en Argentina y Uruguay, mientras que semifinales y tercer puesto serán en Chile y Paraguay”, dijo Marín.





Comentarios