El jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta confirmó que no cerrará las escuelas primarias en la Ciudad de Buenos Aires. Explicó que existe, sin embargo, la posibilidad de que los alumnos de nivel secundario pasen a las clases virtuales.

//Mirá también: El Gobierno porteño evalúa un cierre duro: pueden suspender las clases presenciales

Mientras que en la Ciudad reciben menos cantidad de vacunas contra el coronavirus que en la provincia de Buenos Aires, las restricciones tomadas para prevenir su esparcimiento son menos estrictas y ponen pros y contras en juego.

Este martes por la tarde, el jefe de Gabinete Felipe Miguel y el ministro de Salud, Fernán Quirós, se reunirán en la Casa Rosada para decidir qué pasos tomar a partir del reciente crecimiento de contagios.

Mientras que la ocupación de camas de terapia intensiva en la Ciudad se ve en una baja desde su pico del 1º de mayo y sus contagios son menores que en otras zonas del país, una nueva ola de resultados positivos se debe al clima, según vinculan las autoridades.

Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta.

El frío y la permanencia de las personas en lugares cerrados serían las principales causas. Los números de contagios y de ocupación en los hospitales se verán reflejados en diez días.

Rodríguez Larreta insiste en que la transmisión del virus ocurre más entre los adolescentes que entre los chicos, y que para estos últimos, las clases virtuales le son más difíciles. Además, asegura que no hay más contagios en las escuelas que en el resto de la sociedad.

//Mirá también: Los gremios docentes están de acuerdo con la suspensión de clases presenciales

El jefe de Gobierno hace hincapié en la idea de “sofisticar las restricciones”, es decir, evaluar qué recortar y qué no para el beneficio de todos los ciudadanos. De ese modo, asegura que la escuela primaria será el último derecho que rendirá contra el Covid.

Mientras tanto, al hacerse pública la noticia de las nuevas delimitaciones, el presidente Alberto Fernández exclamó “al final yo tenía razón”. Sin embargo, las escuelas de la Ciudad no se cerrarán por completo.

Otro plan de Larreta será ajustar los controles de, por ejemplo, los bares que atienden dentro de sus locales, del modo que se pudo combatir la “pelea contra la noche”.