Un sargento ayudante de la Gendarmería Nacional -de 51 años de edad- que presta servicio en la base que la fuerza de seguridad posee en la ciudad de Pergamino, debió ser perseguido por efectivos de la Policía local motorizada, junto con Comando Patrulla y Comisaría Primera.

El mal servidor público se movilizaba en un Fiat Duna cuando quiso evadir un control de la Policía Local en el módulo ubicado en la avenida Circunvalación y ruta nacional 7. Tras ser aprehendido, el test de alcoholemia le dio positivo con 0,77 gramos de alcohol en sangre (en la foto de la izquierda se observa la tira del alcoholímetro tras el examen realizado al sujeto que indudablemente, no estaba en sus mejores días) por lo que fue imputado de resistencia a la autoridad e infracción a la ley 24.449.

El auto en el que se movilizaba fue secuestrado y quedó a disposición de la fiscalía de turno de Junin.