El local de calle Provincias Unidas fue clausurado luego de recibir denuncias telefónicas de vecinos que daban cuenta de que el hijo del dueño seguía trabajando pese a ser positivo para Covid-19. La familia y otros cinco empleados debieron ser aislados.


Una carnicería de Paraná, ubicada en calle Provincias Unidas, fue clausurada este viernes a la tarde porque el hijo del dueño continuaba atendiendo al público a pesar de que había sido diagnosticado con Covid-19, y su caso seguía activo.

La policía tomó conocimiento del hecho gracias a reiteradas denuncias telefónicas por parte de los vecinos. “Esta persona había sido diagnosticada el 5 de septiembre, con lo cual, aún era un caso activo”, señaló a ElOnce el subjefe de comisaría décima, el principal Ángel Riquelme.

Personal municipal de habilitaciones clausuró el local, de manera preventiva, por 15 días. En tanto que el hijo del dueño deberá presentarse ante la Justicia Federal por el delito en el que incurrió al violar la cuarentena establecida por coronavirus.

Al respecto, el subjefe señaló que “El muchacho sostuvo que sólo había pasado por el comercio a dejar unas cosas, aunque aun así también había quebrantado el aislamiento. De igual manera, se confirmó que estaba trabajando“.




Comentarios