Un vecino, cuyo utilitario resultó dañado, dio aviso a la Policía que pudo dar con el niño de 12 años y trasladarlo a la División de Minoridad.


Personal de la Comisaria Octava detuvo a un niño de 12 años acusado de arrojar piedras a vehículos. Los supuestos ataques se perpetraron en Avenida Uranga de la capital provincial.

Personal policial recibió la denuncia de que había un grupo de menores arrojando piedras a vehículos. Al llegar al lugar encontraron a un vecino de 57 años cuyo utilitario había sido dañado. El hombre pudo precisar que el autor del hecho era un menor que vestía remera gris y pantalón corto negro.

Según informó personal policial a Vía Paraná, minutos después pudieron hallar al menor de 12 años a pocos metros del lugar y trasladarlo hacia la División de Minoridad por el supuesto delito de daño.

Se supo también que intervino personal de criminalística mientras que en la sede policial se recepcionó la denuncia del vecino damnificado. 




Comentarios