En la mañana del miércoles, los paranaenses quedaron sorprendidos al ver la reacción de un hombre que fue intervenido por la policía de la ciudad, tras haber chocado su vehículo, y al negarse a que los efectivos le realizaran un control de alcoholemia.

El hecho sucedió a metros de Avenida Ramírez y Feliciano, cuando se produjo una colisión entre una camioneta Amarok y un auto Mazda. Notificados los efectivos policiales sobre esto, se dirigieron al lugar y exigieron a uno de los conductores a que se realice el test de alcoholemia, quien se negó e intentó huir. 

De esta manera, los policías no vieron otra solución más que detener al hombre que trataba de evadir su responsabilidad.

"Estábamos parados en el semáforo y nos chocaron de atrás, me di cuenta que el conductor estaba ebrio por el olor a alcohol", relató Carolina que viajaba en el auto Mazda a Ahora. Además, agregó que el conductor de la camioneta "se quiso ir y nos volvió a chocar, entonces le quité la llave de la camioneta y hubo un intercambio de manos entre mi marido y él".