La exsubsecretaria de Seguridad de Paraná comparte pabellón con la joven y tuvo que declarar en el marco de la denuncia de abuso y acoso. 


Continúan declarando las compañeras de pabellón de Nahir Galarza en el marco de su denuncia por acoso y abuso contra Ludmila Soto. Este martes fue el turno de Griselda Bordeira, exsubsecretaria de Seguridad local detenida por una causa por narcotráfico.

Consultada por ElOnce sobre la denuncia que radicó la joven de Gualeguaychú, Bordeira contestó: “Usted cree que si se hubiera constituido un delito dentro del pabellón, no lo hubiera denunciado. Lo hubiera denunciado”.

Y resaltó antes de ingresar a declarar en Tribunales: “Voy a contar la verdad de las cosas que ocurrieron“. La denuncia es contra Ludmila Soto, una policía de Rosario del Tala que está detenida por apremios. 

Nahir denunció ante la Justicia que Soto la espiaba mientras se bañaba y hasta llegó a manosearla. Pero estas versiones fueron desmentidas por Bordeira, que comparte pabellón con ambas involucradas en la causa. 

Las protagonistas de la denuncia: Nahir Galarza y Ludmila Soto.

“Ese día que ella dice que Soto la miró por la rejilla del baño, no solo la miró Soto, sino que la miraron todas, menos Lescano y yo”, contó la exsubsecretaria y detalló: “Romero y Soto miraron por la rejilla del baño, y estaban vestidas”.

Al mismo tiempo, la exfuncionaria sostuvo que Galarza aprovechó “la condición sexual de Soto, que es de público conocimiento” para armar la denuncia, ya que para ella “no se constituyó el delito de abuso”.






Comentarios