Desde el primero de octubre los voluntarios de la Pastoral de Adicciones de la Diócesis Oberá disponen del nuevo espacio que les permitirá tener mejores condiciones edilicias y atención diaria en el Centro Oasis de Misericordia. "Nueva etapa, nueva casa y nueva extensión de atención que es lo más importante", afirmó Jose D. Fabio, referente de la Pastoral.

Fabio explicó que el espacio estará abierto de lunes a viernes, todas las mañanas, lo que representa una ampliación de los horarios y la posibilidad de atender más casos con los profesionales.

"Estamos en 670 historias clínicas, más de 7500 consultas y sigue. Es una pandemia que no para, los mercaderes de la muerte no se detienen y estamos con un nivel de atención que no alcanza. Ponemos nuestra vocación de servicio, somos voluntarios, todo se basa en la solidaridad y misericordia", señaló Fabio a Meridiano 55.

El funcionario adelantó que necesitarán más recursos humanos, además anticipó un proyecto para construir el centro de rehabilitación de Oberá.