“No me lo puedo acordar de otra manera que no sea tocando el piano”, esas fueron las palabras de Daniel, el hijo del gran músico Astor Piazzolla que este 11 de marzo cumpliría 100 años. El hombre se encuentra viviendo en Villa La Angostura y recordó a su padre: “Aprendimos solitos a respetar con silencio cuando mi viejo estaba componiendo. Caminábamos en punta de pie, pero nos daba placer porque sabíamos que el tipo estaba en algo groso”.

En diálogo con Diario Andino, Daniel contó que junto con su hermana Diana nunca festejaron sus cumpleaños porque a su padre “le rompían las guindas los chicos”. “No soportaba los pibes, y nosotros sentíamos un respeto espectacular por él”, dijo y agregó: “Cada vez que tenía una oportunidad jugaba conmigo y con Diana”. Además contó que todas las anécdotas e historias junto a su padre saldrán publicadas en un libro.

Astor Piazzola con su primer mujer, Dedé Wolff, y sus hijos Daniel y Diana.Archivos Boesmi

“Me encantaba escuchar las cosas que escribía mi viejo”, sostuvo y comentó que él empezó a tocar el piano desde los 6 años. El músico recordó que cuando tenía 21 años sus padres se separaron y a partir de ahí se empezó a ver menos con Astor. “Mi viejo tenía sus minas, cosa que nunca pude superar. Nunca me banqué a ninguna de las mujeres de mi papá”, sostuvo.

Daniel pagó “derecho de piso” por ser hijo de Astor Piazzolla

Daniel y Astor tocaron juntos durante cuatro años en la década del 70. “Mi viejo se separa de Amelita en Italia y me llama desconsoladamente. Me dijo ‘estoy solo, me voy a matar. Venite, haceme compañía’. Faltaba poco para que naciera mi hija, manoteo el sintetizador y me voy. Cuando llego me dice: ‘¿Qué mierda trajiste?’”, recordó.

Astor Piazzola junto a su hijo Daniel.mediamendoza

“Vas a grabar conmigo pero no te podés equivocar porque sos mi hijo y vas a ganar la mitad que los músicos, por el mismo motivo”, fueron las palabras que escuchó de su padre y admitió que “hubiera pagado para tocar con él”. Y así fue como fue parte del grupo Octeto Electrónico junto al cual tocó en diferentes partes del mundo.

El fin del Octeto Electrónico y 10 años sin ver a su padre

En el 78, Astor decide que llegó el momento de finalizar el “octeto” y volver al ”quinteto”: “Vos sabes como soy yo, me cansé, me aburrí y ahora quiero volver al quinteto”, le dijo su padre y en ese momento Daniel dijo algo que los separaría por mucho tiempo: “Estás dando un paso atrás”. Sostuvo que “esa noche se pudrió todo y nos dejamos de ver por 10 años”, y aseguró: “Si le hubiera dicho boludo, no se hubiera enojado tanto”.

Durante el tiempo que no se vieron Piazzolla padre le mandaba postales a Daniel, pero no dejaba rastros de donde estaba solo las firmaba como “Papá”. En ese entonces, sostiene que las mujeres de su padre eran quienes no lo dejaban volver: “El quería volver, lo sé por los músicos del quinteto, todas las mañanas les decía cómo lo extraño a Daniel. Las mujeres de mi viejo me echaban, era el único que tenía una llegada especial con él”.

Las consecuencias de la Trombisis en la vida de Piazzolla

En 1990, el músico y compositor sufre una Trombosis que lo deja a un paso de la muerte: estuvo en coma y al salir su cuerpo quedó con secuelas irreversibles. Así fue como se pudo volver a acercar a su padre que lejos de las giras estaba postrado en una cama sin poder hablar. Al principio pensó que no lo reconocía, sino que el gran músico solo lo veía como una persona más que iba a verlo pero eso no era así: el Día del Padre de 1992 Astor lo sorprendió a Daniel y Diana con su reacción ante el regalo que le dieron.

El paquete decía “para el mejor papá del mundo”, Piazzolla lo mira y luego vuelve la mirada a sus hijos: se señala con el dedo y dice que no con su mano: “El sabía que no era el mejor papá del mundo. Ahí nos dimos cuenta que nos había reconocido todo el tiempo, sabía quiénes éramos”, recordó Daniel con mucha emoción y comentó que ese día lo vio llorar como nunca a Astor.

Críticas a la música de Astor Piazzolla

Se pudrió tanto que le dijeran que no era tango, que lo bautizó como ‘música de Buenos Aires’ y listo, los dejó tranquilos”, sostuvo Daniel recordando que hace tan solo 10 años se lo empezó a reconocer en Argentina al poner su nombre a conservatorios, mientras que el mundo entero lo aclama desde antes de su muerte: contó que en Rusia enseñan una materia en la secundaria sobre Piazzolla.

Sobre las preferencias de su padre, Daniel contó que “Libertango está entre los 20 temas más tocados del mundo. Y a mi viejo Libertango no le gustaba. El decía que nunca había podido escribir algo mejor que Adiós Nonino”.