Hay 14 mil obreros registrados en condiciones de volver a trabajar y 4 mil profesionales abogados, contadores e ingenieros.


La provincia de Neuquén entra esta semana en la tercera fase del aislamiento social obligatorio para contener la propagación del coronavirus con la habilitación de las obras privadas de construcción y el ejercicio de profesiones liberales.

Estos serán los principales cambios en la etapa que se iniciará este lunes y que permitirán la salida de un máximo de 18.000 personas exceptuadas de la cuarentena.

Gutierrez Carreras

La provincia completa los requisitos excepto en Loncopué, la localidad donde hay transmisión en conglomerado. El Gobernador la excluyó de la habilitación para las profesiones liberales y la obra privada y se mantendrá allí la cuarentena estricta dispuesta luego del pico de contagios que elevó a 33 el número de casos en la ciudad.

Neuquén aún analiza analiza si permitirá las salidas de una hora para esparcimiento. Desde el gobierno provincial se indicó ayer que “no habrá grandes cambios por ahora” respecto de lo anunciado, reflejó el sitio RíoNegro.

El domingo se indicó desde el gobierno que “todas las acciones que determine la provincia en adelante serán mirando la curva de contagios” pues, si llegara a existir un “desborde”, se dará marcha atrás con las habilitaciones.

Edificio en construcción

Los números oficiales muestran que hay poco más de 14.000 obreros registrados en condiciones de volver a trabajar más otros 4.000 profesionales abogados, contadores e ingenieros. Sin embargo, el número efectivo de personas en la calle desde hoy podría ser menor, dadas las restricciones impuestas por los protocolos sanitarios.

En el caso de las construcciones, podrá haber un máximo de 15 trabajadores en las de mediana y gran escala y de dos en las pequeñas. Además, los estudios profesionales deberán establecer horarios rotativos para el personal si no hay suficiente espacio para mantener el distanciamiento social.




Comentarios