El emprendimiento familiar ofrece un suplemento alimenticio equivalente a 100 calorías.


Dos neuquinos crearon un suplemento alimenticio para que “toda la familia pueda llevar una dieta equilibrada en su rutina”. Se trata de Federico y Francisco Arrigoni, padre e hijo quienes idearon un polvo mágico para comer y bajar de peso.

Fotografía: María Isabel Sánchez.

Federico es farmacéutico y sumó los conocimiento de fórmulas que traía de su profesión, sumado al trato cotidiano con deportistas que consumían suplementos dietarios. “La idea nació hace más o menos diez años y a partir del contacto que tenía mi papá con deportistas que iban a su farmacia a comprar suplementos”, relató al medio Imneuquén Federico, el joven de 19 años que ayuda a su padre en el proyecto.

“Entendió que mucha gente, como él, comía mal porque no tenía el tiempo o el lugar para preparar una comida equilibrada. Por lo que estos alimentos no son solo para los deportistas sino para toda la familia, incluso para un chico en edad escolar”, agregó Francisco.

Según explicaron el farmacéutico y su hijo, se trata de porciones de polvo que equivalen a comidas de 100 calorías y se presentan en varias texturas y sabores como ser dulce o salado. El objetivo es generar una comida equilibrada con lo valores nutricionales adecuados.

El negocio prosperó y se fueron incorporando más miembros de la familia. En la actualidad se venden en set de cinco paquetes que contienen 25 gramos con un valor de  40 pesos por sobre y sólo se consiguen en la Farmacia familiar, aunque el sueño es poder ampliar el producto y que se venda en todo el país, concluyó Francisco.

Francisco, con una mentalidad un poco más inclinada al marketing potenció el producto y logró convencer a su papá de que se anoten en el programa Naves del Banco Macro, del cual fueron seleccionados como uno de los cinco finalistas de la provincia de Neuquén. 





Comentarios