Reclaman la continuidad laboral y decidieron realizar la medida de manera pacífica.


Trabajadores de la Planta de Agua Pesada (PIAP) anunciaron que tomaron pacíficamente el edificio de la administración y que el próximo martes 11 cortarán la ruta N°22 para exigir que les aseguren su continuidad laboral.

Según informó el diario Río Negro, los empleados aseguran que decidieron tomar la medida para que les aseguren su trabajo en los próximos meses y que se les pague los haberes retrasados. Por otro lado, a parte del personal jerárquico se le actualizó el salario mientras que los demás cobran lo mismo desde 2017.

Los trabajadores aseguraron que están “cansados de tanta mentira, nos toman el pelo aumentando el sueldo a los jefes”.

La situación de la PIAD aún es una incógnita ya que no tiene compradores para el agua pesada y lo hace depender exclusivamente de la Nación. Por eso, aún continúan con la búsqueda de inversores que intenten anexarla con una planta de fertilizantes.

La Planta no produce desde 2017 (web)

Los empleados están preocupados porque en el caso de que se anexe la planta, la obra demandaría cuatro años, lo que haría que el futuro de ellos sea una incertidumbre.

Los trabajadores tomaron la planta en búsqueda de respuestas (web).

A partir de 2017 la empresa dejó de producir y sólo se sostiene a partir de la venta de agua pesada en stock y para los operarios esto implica prolongar la agonía de un final que ya presuponen cuál es.






Comentarios