Un niño de un año y cuatro meses murió este jueves en una finca de Mendoza. El pequeño cayó a una laguna artificial cercana a su vivienda ubicada en Luján de Cuyo y, pese a las maniobras de RCP, no pudieron salvarlo.

El hecho tuvo lugar alrededor de las 13 en una pequeña laguna ubicada en una finca de Blanco Encalada y la víctima fue identificada como Valentino Chirino.

Según se supo, el padre del niño dejó la puerta abierta de la casa para trabajar en el predio y, en un descuido, el pequeño salió y luego cayó a una laguna de riego.

La laguna a la que cayó el niño tiene un metro de largo, dos de ancho y 20 centímetros de profundidad y fue allí donde lo hallaron sus familiares, quienes dieron aviso de inmediato al 911.

Al lugar llegó una ambulancia del Servicio de Emergencia Coordinado (SEC) y los médicos trataron de reanimar al pequeño con maniobras de RCP, pero como no respondía emprendieron el traslado urgente al hospital Notti.

En el hospital pediátrico le realizaron maniobras de RCP, pero lamentablemente minutos después los profesionales confirmaron su deceso.

La causa de muerte fue “asfixia por inmersión”, según informaron fuentes oficiales. Por otra parte, personal de la Policía Científica debió trabajar en el lugar del incidente y el caso pasó a la Oficina Fiscal 11, de Luján.