Mercedes Llano, diputada por el Partido Demócrata, solicitó al Gobierno provincial que informe y explique el operativo de vacunación contra el Covid 19 en especial por el “bajo ritmo de vacunación” en Mendoza en relación a las dosis recibidas.

El pedido de informe destaca que “En comparación con otras provincias, Mendoza se encuentra, junto con Córdoba, Santa Fe, CABA y Buenos Aires, dentro de los conglomerados con mayores dosis recibidas debido a su densidad poblacional”. Sin embargo, “Mendoza es la provincia con menor porcentaje de aplicación en relación a las dosis recibidas (34%)”, agrega.

“Estos datos generan interrogantes sobre los recursos y el plan de acción diseñado por el Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes para vacunar a los 2.086.000 habitantes de la provincia”, advierte Llano.

La legisladora demócrata fundamentó su reclamo por lo publicado en el Monitor Público de Vacunación, implementado por el Ministerio de Salud de la Nación donde la provincia de Mendoza, al 3 de marzo ha aplicado 31.829 vacunas de las 92.700 dosis recibidas.

El cuadro publicado del Monitor Público de Vacunación muestra a Mendoza última en en lo que respecta al porcentaje de vacunas recibidas y vacunas aplicadas, al 3 de marzo.Monitor de Vacunación

Mercedes Llano dice en su iniciativa que “La proporción de agentes de salud, docentes y personas de riesgo vacunados impactará, de forma directa, en la forma de combatir, de manera eficaz y eficiente, un próximo brote epidemiológico. Y el alcance de la inmunización dependerá, en gran medida, de las capacidades estatales para asegurar la intensificación de velocidad de vacunación y así alcanzar a una mayor cantidad de grupos poblacionales”.

Cabe recordar que según una nota publicada por El Sol el pasado 24 de febrero, la jefa del Departamento de Inmunizaciones, Iris Aguilar, explicó por qué puede haber diferencias y demoras en la actualización de los datos de vacunación.

En esa oportunidad Aguilar dijo que “El recurso humano del Ministerio lo carga en el sistema y a veces se ve reflejado con una demora de 72 horas que es el plazo máximo”. “Trabajamos de una manera muy ordenada controlada y lo más prolijo posible. Dosis que llega a la provincia es una dosis que se aplica”, remarcó, quien criticó la forma de publicar los datos de la Nación ya que no se diferencian los componentes de las vacunas. Fuente El Sol