La nueva herramienta del Servicio Meteorológico Nacional incorpora, desde ayer, la alerta por Zonda a las que ya emitía por lluvias, vientos, nevadas y tormentas. El objetivo es que el usuario pueda identificar de una manera rápida y sencilla qué región del país puede ser afectada por eventos meteorológicos adversos, el nivel de intensidad de los fenómenos y el tiempo de duración de la situación meteorológica.

Además de estas alertas también se podrán visualizar “advertencias” sobre fenómenos que pueden complicar las actividades cotidianas. Éstas pueden ser seis: altas o bajas temperaturas y visibilidad reducida por polvo en suspensión, ceniza volcánica, humo y nieblas.

Según explicaron desde el organismo nacional, la mayor novedad consiste en la observación de estos datos en un mapa que utiliza una escala de colores (del verde al rojo) para indicar la severidad del evento pronosticado en el caso de las alertas y otro código de colores para mostrar a simple vista si rigen o no advertencias para cada provincia (verde no hay advertencia y violeta si hay alguna advertencia). Asimismo, se aumenta de 24 a 72 horas el tiempo de anticipación en la emisión de los comunicados.

Por otro lado, los denominados “avisos a corto plazo” mantienen sus características habituales; es decir, se grafican con un polígono rojo sobre un mapa, tienen una validez de 3 horas y se emiten cuando las tormentas detectadas en el radar meteorológico muestran signos de severidad.

Más información, más precisión, más anticipación” son los principales ejes de este Sistema de Alerta Tempana (SAT), que llega luego de “más de tres años de trabajo que integró datos estadísticos de la climatología argentina, la experiencia operativa del SMN, la cooperación internacional, la interacción con organismos de emergencia, la construcción y parametrización de esta información en la plataforma tecnológica del Organismo y la reconfiguración de los proceso internos de trabajo”

En la presentación, de la que participaron los ministros de Defensa, Agustín Rossi, y de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, la directora del SMN, Celeste Saulo, comentó que el método de producir alertas y comunicarlas no se modificaba desde 1993.

“Este no es solo un sistema del monitoreo y alerta, sino que también busca acompañar con el conocimiento del riesgo una mejora en la comunicación de los organismos de respuesta, todo eso lo convierte en un sistema que esperamos que al ser más abarcativo y dar más plazo para la toma de decisiones, acompañe mejor a la sociedad y a los que tienen que tomarlas”, señaló la especialista a la vez que precisó que se podrá encontrar recomendaciones sobre cómo actuar en los diferentes eventos. Para ello, las alertas tempranas estarán acompañadas de un semáforo de colores que establecen las distintas categorías: el verde significa “tranquilidad”; el amarillo, “informate”; el naranja, “preparate” y el rojo, “seguí indicaciones oficiales”.

La experta afirmó que, en el escenario de cambio climático, todo indica que los eventos extremos seguirán en aumento, y también sus impactos económicos y sociales. “Por eso resulta urgente una mayor inversión en adaptación en todos los ámbitos, incluyendo la reducción de riesgos vinculados con el clima y el agua. Para esto, es prioritario mejorar el acceso a la información sobre los riesgos y fortalecer los Sistemas de Alerta Temprana Multiamenaza”, concluyó.

Por ahora, la información se puede seguir en la página del Servicio Meteorológico Nacional o en sus redes sociales (Twitter, Facebook, Instagram o YouTube). De acuerdo a los planes, la app para los celulares estará disponible el año próximo.