Julieta y Luján Duarte son hermanas y en el contexto de pandemia decidieron emprender para poder salir adelante. Juntas crearon unos envoltorios sustentables y amigables con el ambiente que se utilizan para conservar alimentos. Si bien es algo que se comercializa en Argentina, en la provincia aún es bastante novedoso.

//Mirá también: Tres jóvenes mendocinas fabrican ropa sustentable para todos los cuerpos

Julieta vivió tres años en Australia y Luján en Buenos Aires, pero por distintos motivos regresaron a Mendoza. Al ver que la situación económica era compleja y en el afán de emprender, las hermanas Duarte le dieron vida a “Manso Paño”, el emprendimiento con el que buscan colaborar con el medioambiente.

Manso Paño, el emprendimiento de las mendocinas Julieta y Luján Duarte.

Me había traído unos envoltorios ecológicos de Australia, que en inglés se llaman bee kraps, se los mostré a mi familia y les llamó la atención. En esto de querer hacer algo, y sabiendo que encontrar laburo iba a estar difícil por el contexto, le dije a mi hermana ‘hagamos algo’. Habíamos hablado de hacer algo que tuviera que ver con lo natural y nos inspiramos en los envoltorios”, contó Julieta a Vía Mendoza.

Fue así que las hermanas empezaron a investigar y decidieron comprar los materiales para poner manos a la obra. “De a poco fuimos descubriendo nuestro propio método. No fue de la noche a la mañana, sino que nos llevó su tiempo, y a fines de enero lanzamos el producto con nuestros conocidos y allegados”, explicó la emprendedora.

Los paños son artesanales, ya que las chicas los producen en su casa. Y se destacan por ser reutilizables e ideales para conservar alimentos dentro y fuera de la heladera, por lo que pueden usarse como un reemplazo del film.

Si bien es un producto novedoso y con muchos beneficios, es también una desventaja que no sea muy conocido y por lo tanto no está instalado en el mercado. “Hay otros emprendimientos que los hacen, claramente no tiene mucha visibilidad y no todos lo consumen. Y para ello es importante instalar conciencia ecológica y eso lleva tiempo”, expresó Julieta.

Manso Paño, el emprendimiento de las mendocinas Julieta y Luján Duarte.

Un producto amigable con el medioambiente

Los envoltorios ecológicos reutilizables son fabricados con 100% algodón y tintes naturales. Son sellados con calor, cera de abeja, resina de pino y aceite de jojoba, que le da flexibilidad a la tela y al mismo tiempo le otorga propiedades antibacterianas, antimicrobianas y antisépticas.

Pueden estar en contacto directo con la comida y se utilizan para cubrir tuppers, frascos, envolver snacks o frutas, entre otros. Sin embargo, no recomiendan que entren en contacto con huevos, carnes ni quesos blandos.

Manso Paño, el emprendimiento de las mendocinas Julieta y Luján Duarte.

Para usarlos, deben acercar los paños a una fuente de calor o exponerlos un minuto al sol, para ablandar el material y facilitar la adhesión a la superficie.

Una vez usados, se lavan con agua fría o con un paño mojado, se dejan secar y pueden guardarse en un ambiente fresco. Su vida útil es de seis a ocho meses, según el uso y cuidado, y luego pueden compostarse. En Instagram los pueden encontrar como @mansopaño.

Emprender en familia

Hay muchos que recomiendan no mezclar los negocios con la familia, pero Julieta y Luján piensan todo lo contrario. El amor y la confianza que se tienen la una a la otra fue el secreto principal para poder sacar adelante su emprendimiento.

//Mirá también: Tiene un almacén sustentable en Chacras y hace dos años que no genera residuos

“Emprender con mi hermana es muy lindo. Nos conocemos bastante y en cosas que van más allá de lo familiar. Y la convivencia nos llevó a eso. Nos complementamos muy bien porque ella es muy buena gestionando y es muy creativa, se le ocurren cosas todo el tiempo. Y yo soy más de la comunicación, y nos dividimos muy bien las tareas”, reveló Duarte.

Las dos se dedican a confeccionar los paños y optaron por poner días fijos y horarios para dedicarle tiempo a los envoltorios. “Un emprendimiento no tiene que ser algo que pongas en segundo plano. Si lo vas a hacer, tenés que hacer como si fuera tu fuente de trabajo. Al comienzo no te va a dar de comer, pero lo reconfortante es el después y disfrutar el proceso”, dijo Julieta sobre la responsabilidad de tener tu propio negocio.