Día Internacional del Helado: cómo hacer congelado con sabor a vino tinto en casa

El vino se innova en sus formas de consumirlo. Una manera muy original y deliciosa de consumirlo es en helado. Con elementos que se tiene en casa se puede formar un delicioso postre con los mejores vinos de la tierra mendocina.

Se recomienda para hacer helado de vino tinto no tener en cuenta los vinos amaderados.
Se recomienda para hacer helado de vino tinto no tener en cuenta los vinos amaderados.

Cada 12 de abril se celebra a nivel mundial el Día Internacional del Helado. Entre los miles de sabores que se conocen los que contienen bebidas alcohólicas también tienen su congelado propio, entre los más destacados y sencillos que hacer en casa se encuentra el de vino tinto.

En el marco de un día en el que celebra uno de los postres favoritos por gran parte de la población mundial los protagonistas de Mendoza no se quedan afuera. Los vinos también tienen su propio helado que se puede fabricar de manera casera y con pocos elementos en casa. Lo único que no puede faltar es el tinto favorito de quien lo cree.

Además de su sencilla receta y preparación, este postre se considera uno de los más sofisticados entre los postres congelados. Su color, su sabor y su poca elaborada presentación hacen de este último plato perfecto para cualquier evento en el que los mayores estén invitados.

Más allá de la receta lo interesante es poder elegir un tinto que sea a gusto de la persona que lo prepare o de los comensales presentes. La recomendación para quienes hagan la selección es la de buscar un vino joven y que tenga un gran sabor a fruta. Son pocos recomendables los que se caracterizan por el sabor a madera.

Receta helado de vino tinto un postre sencillo y sofisticado.
Receta helado de vino tinto un postre sencillo y sofisticado.

Ingredientes para helado de vino tinto

  • 1 botella de vino tinto.
  • Canela.
  • Cuatro yemas de huevo.
  • 150 gr de azúcar.
  • 300 ml de nata.
  • 250 ml de leche.

Instrucciones

  1. Colocar un poco de vino tinto y canela a hervir a fuego bajo hasta que se reduzca a 150 ml de líquido (medio vaso). En este paso el alcohol se habrá evaporado del todo. Esperar entre 40 a 50 minutos para que ocurra.
  2. Retirar la rama de canela, reserva y deja enfriar.
  3. Mientras tanto en otro recipiente, calentar la leche y la nata a fuego medio.
  4. En un bowl batir las yemas del huevo con el azúcar hasta que aumenten su volumen. Antes de que la nata y la leche rompan en hervor, colócalas en un bowl con la mezcla que obtuviste de las yemas con el azúcar y mezcla otra vez.
  5. La mezcla anterior colócalas en una olla, ponla a fuego medio y remueve hasta que se espese. La mezcla no debe hervir, sino las yemas de los huevos se cortarán. Una vez lista la mezcla, echa la crema en un bowl y deja que se enfríe.
  6. Mezclar el vino con la crema y ponerla en la heladera.
  7. Esperar 40 minutos y sacar el bowl del frío. Revolver bien y repetir este paso tres veces dejando pasar una hora entre cada uno.
  8. Por último, congelar el helado de vino tinto y listo.

Temas Relacionados