El Banco de Vinos de Mendoza tuvo su primera reunión realizada en la Enoteca, donde estuvo presente el vicegobernador Mario Abed, y luego de terminar de armar el Consejo Directivo que secundará al presidente, Aflredo Aciar, con representantes del sector privado, el encuentro se centró en delinear el sendero a seguir.

El presidente del INV, Martín Hinojosa, se centró en los números acerca de los stocks vínicos proyectados para mediados del 2021, sobre lo que remarcó que sí tendrá que promover el “ahorro” mediante un autobloqueo de volúmenes entre los elaboradores con el incentivo del pago de una tasa (hoy equivalente a un 30% anual), para mantener el equilibrio del mercado y los precios tonificados.

En junio, los primeros datos de consumo en medio de la pandemia apuntaban cierta nivelación. Según la estadística del Instituto, en base a existencias 2019 al 1 de abril último, más el vino nuevo de la cosecha 2020,  en junio arrojaba una caída de 6,7 a 4,6 meses: justamente, una cosecha casi 20% inferior, la mejora de exportaciones y del consumo interno fueron los factores señalados, antes de hasta llegar a setiembre con 3,5 meses de despachos.

“El problema está en los tintos, que de acuerdo a lo que se estima, están rezagados un 20%. Vamos a esperar un reacomodamiento hacia fin de año, y en enero habrá elementos para saber si hay que salir a la cancha. Pero en un país como Argentina puede pasar cualquier cosa, incluso que se pinchen los despachos al consumo interno y las exportaciones a granel”, diagnosticó Aciar, respecto a un eventual inicio.