A partir de imágenes obtenidas por el Observatorio de la Tierra de la NASA, los científicos pudieron determinar que la capa de nieve que recubre la Cordillera de los Andes disminuyó 12 por ciento a lo largo de cada una de las últimas tres décadas durante la estación seca, que se dan enre abril y noviembre.

El fenómeno, detectado especialmente en las latitudes más bajas, es atribuido a probables cambios en El Niño, lo que afecta fuertemente las precipitaciones en la región andina.

Los datos más recientes fueron constatados gracias a una fotografía, lograda el 11 de octubre pasado, con el Espectrorradiómetro de Resolución Moderada del satélite Terra de la NASA. Allí se alcanzan a observar unos 700 kilómetros, casi la décima parte de los 7.200 kilómetros de largo de la cadena montañosa extendida en Sudamérica.

En ese tramo del área central estudiado, durante la época invernal, la cubierta de nieve tiende a ser más pesada. Allí se origina una fuente primaria de agua, vital para alimentar las principales cuencas fluviales pueblos y ciudades de los dos países.

En octubre de 2020, para celebrar el "Mes de la herencia hispánica", la NASA publicó una serie de fotos de los Andes, tomadas desde la Estación Espacial Internacional con el fin de ayudar a monitorear los cambios registrados en el planeta a causa de acciones humanas y por eventos naturales.

A través de un mapeo global realizado por el centro de investigación Eurac Research por medio de imágenes satelitales, revela que en los últimos veinte años cayó menos cantidad de nieve en el 78 por ciento de las áreas montañosas de todo el mundo.